El Secretario de Salud Pública, recomienda:

 

 

INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS

Durante estos días se presentan frecuentemente cambios climáticos  que coinciden con la primera temporada de lluvias en nuestro país; en nuestras montañas especialmente del eje cafetero, los cambios de clima y temperatura son abruptos e intempestivos,  pasando de momentos de calor a lluvias extremas;  también la temperatura durante la noche pueden ser más bajas de lo habitual.

Estos cambios climáticos y de temperatura, como se ha registrado en el pasado, con frecuencia aumentan el número de personas que consultan por cuadros respiratorios; son más susceptibles las personas mayores de 60 años, los menores de 5, especialmente los menores de 1 año, las mujeres en embarazo  y las personas que en general tengan otras patologías sobre agregadas como asma, enfisema, cáncer o enfermedades debilitantes.

Para los síntomas respiratorios corrientes (algún malestar general, obstrucción o escurrimiento nasal y febrícula) el manejo inicial puede hacerse con abundantes líquidos orales para mantenerse bien hidratado y el  uso de acetaminofén  si hay fiebre o malestar; también se debe continuar con la alimentación usual y el uso tapabocas para evitar contagiar a los demás; sin embargo,  si aparecen síntomas de alerta, se debe consultar de inmediato  a la IPS respectiva y estar alerta especialmente con niños y adultos mayores; los signos de alerta, que muestran el mayor compromiso y los cuales deben ser evaluados por el médico, son:

  • Fiebre mayor de 38,5 °C  persistente
  • Decaimiento
  • Empeoramiento de la tos, el dolor de garganta o del malestar general.
  • Asfixia o dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho, al respirar o toser.
  • Vómito persistente,  en oportunidades desencadenado por la tos
  • La dificultad respiratoria en niños se puede presentar como: respiración rápida, silbidos en el pecho al respirar, hundimiento de las costillas al respirar, llanto persistente y dificultad para alimentarse.

Con estos síntomas es mandatorio consultar a su IPS.

La Secretaría de Salud Pública recuerda las  siguientes recomendaciones de prevención:

  • Lavarse las manos frecuentemente con  agua y jabón, en especial antes de las comidas y después de realizar oficios en que se entra en contacto con personas y objetos.
  • Usar un pañuelo desechable al estornudar o toser cubriendo la boca y la nariz; también se puede usar la parte interna del brazo para hacerlo.
  • Es preferible es aislamiento voluntario, cuando se  presentan síntomas de gripa; quedarse en casa disminuye las probabilidades de transmisión; el uso del tapabocas en la persona “agripada” es útil.
  • Las  frutas como la guayaba, el limón, la mandarina y la naranja, aportan vitamina C que ayuda a mejorar la respuesta a la infección por virus respiratorios
  • Evite los cambios bruscos de temperatura y tápese nariz y boca cuando pase de un lugar cerrado al clima ambiente.
  • Evite asistir a eventos masivos.
  • No comparta utensilios, cubiertos, bebidas, ni comidas.
  • Las vacunas y el autocuidado siempre son una buena alternativa

Es importante  tener los esquemas de vacunación al día; la vacuna contra el pneumococo, que previene de enfermedades pulmonares, meningitis y septicemias, es de aplicación a los 2, 4 y 12 meses; de igual forma la vacunación contra el rotavirus (responsable de muchos casos de diarrea) a los 2, 4 y 6 meses