CAPACITACIÓN PARA MEJORAR LAS RUTAS DE ATENCIÓN EN CUANTO A VIOLENCIA DE GÉNERO

CAPACITACIÓN PARA MEJORAR LAS RUTAS DE ATENCIÓN EN CUANTO A VIOLENCIA DE GÉNERO

violencia_genero

La Secretaría de Salud de Manizales en alianza con la Dirección Territorial de Salud de Caldas, realizó este 10 de mayo una jornada de asistencia técnica para “la atención integral de las violencias de género”, con la cual se pretende resaltar la importancia de manejar la triada para la atención de las violencias, en la que se involucran los sectores salud, justicia y protección.

“Vemos de acuerdo a los resultados del sistema de vigilancia epidemiológica, como efectivamente los porcentajes frente a la intervención intersectorial han ido aumentando, esto quiere decir que los casos que se están identificando, se está remitiendo al sector correspondiente para ofertar los servicios que le corresponda a la persona, de acuerdo a la necesidad frente a la violencia identificada”, explicó Lina María Cardona Castañeda, Profesional Universitaria de la Secretaría de Salud de Manizales.

En el comportamiento de la violencia de género en el año 2017 se presentaron mil 319 eventos, de los cuales el 55% fue por violencia física, representada a través de golpes, hematomas, fracturas y lesiones que han requerido siempre la intervención en salud.

Paralelo a lo anterior esta la violencia psicológica con el 18%, seguidamente se encuentra la violencia sexual con el 17% y por último el comportamiento de negligencia y descuido.

En cuanto a porcentajes se evidencia que en lo relacionado a violencia física la mayoría de personas agredidas son mujeres, con un 80%, en cuyos casos es generada por un hombre con vínculo familiar, y en un 3% se ha requerido hospitalización.

En violencia sexual también el género femenino es el más afectado, con casos más frecuentes en menores de 14 años, esta en un 54% ha sido ejercida por un hombre fuera del núcleo familiar.

Frente a la negligencia y el descuido se presentaron 128 casos siendo la población infantil la más representativa, en especial menores de 9 años, aquí el porcentaje es muy equilibrado tanto en hombres como en mujeres.

A nivel escolar también se han identificado situaciones de violencia, pero en una muy baja proporción, comparado con los casos presentados en el ámbito intrafamiliar.

“Es importante resaltar que ante una sospecha de violencia en cualquiera de sus modalidades, siempre se debe buscar ayuda para realizar un abordaje interdisciplinario, identificar las causas y realizar una intervención efectiva, bien sea desde el componente psicosocial, pero también desde una ruta de justicia y protección, dado que cuando se conoce el hecho de violencia no es el primer evento que se ha presentado dentro de la dinámica de familia”, concluyo Cardona Castañeda.